TOP
Escrito por
Juan Herrera
Computer Engineer

Juan es ingeniero informático y trabaja en Nedap (España) desde 2016. Es el responsable de la resolución de problemas técnicos y del desarrollo de Nedap en España. Desde joven, Juan se ha entretenido con la tecnología; incluso cuando no está trabajando, juguetea con ella. A Juan también le gusta el deporte. Antes jugaba en un equipo de baloncesto profesional para menores de 21 años y le gusta el ciclismo y los deportes acuáticos. Además, cuando está permitido viajar, le gusta visitar lugares en los que predomina la naturaleza.

 

Autorizaciones basadas en la temperatura corporal:

el próximo gran paso para el control de acceso

A principios de mayo, comenzamos a incluir en AEOS un método para ayudar a determinar si una persona está autorizada a acceder a un lugar en función de su temperatura corporal. Hemos desarrollado esta innovación como respuesta directa a la pandemia del coronavirus (COVID-19) y esperamos que ayude a mantener la seguridad de las personas a medida que se vayan relajando las medidas de confinamiento.

Teniendo en cuenta todas las normas de privacidad, creo que la temperatura corporal se convertirá en un elemento clave en el control de acceso. La capacidad de recopilar y controlar la temperatura corporal y tener los datos disponibles al instante, como en AEOS, será crucial.

 

Rápida respuesta a la reacción del mercado

En abril, nuestro socio tecnológico SGSE se puso en contacto con nosotros para hablar sobre la idea de incorporar las mediciones de la temperatura corporal en el control de acceso. Tras un estudio de mercado y con clientes, habían recibido una respuesta positiva, por lo que empezamos a colaborar en la idea.

Sin duda, AEOS es atractivo por su arquitectura abierta. Gracias a ella, hemos podido desarrollar una integración totalmente basada en la infraestructura de AEOS existente que el cliente final tiene disponible para su uso en dos semanas.

 

Fácil de instalar y usar

Su funcionamiento es muy sencillo. En primer lugar, se define en AEOS cuál es la temperatura corporal máxima permitida para que las personas puedan acceder. Es fácil de aplicar y ajustar. Después se colocan sensores térmicos en la muñeca o en la frente de todas las personas que deseen acceder para medir su temperatura corporal. La medición se envía a los controladores de AEOS, que deciden si permitir o no el acceso.

Otra opción para detectar la temperatura corporal es a través de cámaras en lugar de con sensores térmicos, pero no son tan fáciles de usar. Deben integrarse con el sistema de control de acceso antes de utilizarlas y, además, es necesario calibrarlas continuamente para que midan la temperatura corporal.

Un sensor térmico es más preciso y fácil de controlar y, además, su coste es inferior al de una cámara. El sensor que SGSE suministra se puede utilizar con AEOS sin necesidad de realizar tareas de integración. Además, con AEOS se pueden utilizar sensores térmicos de otros fabricantes que transmiten los registros de temperatura del mismo modo (muchos lo hacen).

 

Ayuda para identificar la infección

La posibilidad de aplicar restricciones en base a la temperatura corporal es especialmente importante en estos momentos, ya que la fiebre es un indicador clave de que una persona está infectada por COVID-19 o por alguna otra enfermedad. La comprobación rutinaria de la temperatura corporal de todas las personas que entren en un edificio o en unas instalaciones ayudará a identificar a quienes puedan estar infectados (y probablemente, ni lo sepan). De este modo, al no permitir la entrada de personas potencialmente infectadas, se protegerá a las personas que estén en el interior.

 

Datos valiosos para hacer un seguimiento de tendencias

Una vez registrada una temperatura en AEOS, se puede utilizar como condición, al igual que sucede con los demás datos predeterminados o credenciales de acceso. No depende solo de la puerta, sino que se aplica a todo el sistema, y se puede utilizar tanto para la verificación como para la validación. Esto significa que la temperatura también se puede usar para activar distintos niveles de seguridad en AEOS. Si la temperatura está fuera del rango válido, puede generar una respuesta concreta previamente definida.

También es posible hacer un seguimiento de la temperatura de cada persona e incluirla en informes automatizados de AEOS (anonimizando sus datos, si lo desea). Además, se pueden controlar las tendencias de la organización en general. Si la temperatura media de todos los empleados está aumentando, podría indicar la irrupción del COVID-19 u otra infección.

 

Demuestra que tu organización se preocupa

Este tipo de supervisión puede ayudarte a aumentar aún más el valor que recibes del control de acceso. Puede ayudarte, por ejemplo, a evitar que muchos empleados se pongan enfermos y la productividad caiga en picado. Puesto que los protocolos de seguridad están cambiando en respuesta al COVID-19, puede ayudarte a automatizar procesos para evitar las molestias y la pérdida de tiempo en las colas.

A nivel de marca, tanto empleados como visitantes verán claramente que tu empresa se preocupa por su salud y está tomando medidas adicionales para protegerla.

 

¿Ha venido para quedarse?

Al parecer vamos a seguir enfrentándonos a la irrupción del COVID-19 o de otras infecciones similares, por lo que creo que la temperatura corporal será un elemento clave en el control de acceso. Además, la posibilidad de recopilar y supervisar las temperaturas corporales y de tener acceso inmediato a los datos (al igual que sucede con AEOS) será determinante.

No es un mecanismo de seguridad, porque las infecciones como el COVID-19 son más contagiosas antes de tener fiebre. Pero sí es una potente medida preventiva para mantener seguras a las personas.

 

¿Qué será lo próximo en el control de acceso?

Siempre que se plantea un problema, por ejemplo cómo incorporar nuevos parámetros en el control de acceso, el principal reto es cómo solucionarlo lo suficientemente rápido. Las dificultades no necesariamente residen en los tecnicismos, sino en cómo implementar rápidamente una buena solución tecnológica que satisfaga totalmente las necesidades de los usuarios y ofrezca un gran valor.

La detección de la temperatura corporal es solo un ejemplo de cómo está avanzando cada vez más el mundo del control de acceso. Otras innovaciones que ofrecen un gran potencial son:

  • Una variedad cada vez mayor de integraciones gracias a protocolos modernos y sistemas abiertos como AEOS.
  • Un uso cada vez mayor de los datos de control de acceso para gestionar los edificios, las instalaciones y la seguridad, y velocidades de transferencia de datos más rápidas.
  • Lectores transparentes y cifrado de tarjetas de alta seguridad.
  • Seguridad integral de los sistemas de control de acceso para proteger frente a los ciberdelitos.

 

Garantizamos la Security for life

Allá donde nos lleven las innovaciones en Nedap, seguiremos centrándonos en proporcionar Security for life (Seguridad de por vida). De este modo, las personas podrán concentrarse solo en su trabajo y en su vida diaria, sin que la seguridad les suponga una preocupación o una distracción.

¿Quieres saber más acerca de los sensores térmicos en el control de acceso? ¿Te gustaría comentar los detalles de los retos que plantea tu control de acceso? Me encantaría escucharte. Escríbeme a juan.herrera@nedap.com  

More news